Portes gratuitos a península a partir de 20 € — Muestras incluidas en tu pedido — Envío en 24 h

Image caption appears here

Add your deal, information or promotional text

Blue K-Night Cream: la crema que frena el daño de la luz azul mientras duermes

El aumento del uso de los dispositivos digitales ha traído consigo un nuevo problema para la piel. Los móviles, ordenadores o tabletas que utilizamos a diario emiten una luz, conocida como luz azul, que forma parte del espectro de luz visible y que, junto con la radiación solar, están acelerando el envejecimiento cutáneo y la aparición de manchas en el rostro.

La periodista, Miriam Chueca, experta en dermocosmética y autora del blog Cosmética a Prueba, ha estado utilizando nuestra nueva crema y hoy en este post nos va a contar como la Blue K-Night Cream trabaja para frenar el envejecimiento causado por la luz azul.

 

¿Qué daños causa en la piel la luz azul?

La luz azul forma parte del espectro de luz visible de la radiación solar y se encuentra también en la luz que emiten las pantallas de los dispositivos digitales.

Aunque sabemos que la mayoría de la luz azul a la que estamos expuestos a diario nos llega desde el sol, el incremento de tiempo que pasamos frente a las pantallas en los últimos años, está haciendo que el daño celular que provoca este tipo de luz haya acaparado el foco de los expertos y forme ya parte de las preocupaciones cutáneas de muchas personas en todo el mundo.

La luz azul provoca una aceleración del envejecimiento cutáneo que trae consigo una disminución de la elasticidad de la piel, al descomponer las fibras de colágeno y elastina, un mayor daño celular y un desajuste en el sueño que tiene como consecuencia una alteración de los ritmos circadianos que son con los que nuestro cuerpo se regenera.

Todo ello se manifiesta en la piel con hiperpigmentación, hinchazón, arrugas tempranas y enrojecimiento.

 

¿Qué necesitamos para proteger la piel de la luz azul?

Para proteger nuestra piel de la radiación de la luz azul no es suficiente con usar un protector solar que bloquee los rayos UVA y UVB. En este caso sería conveniente optar por una crema solar de amplio espectro que cubra rayos UVA, UVB, infrarrojos (IR) y, por supuesto, luz visible (HEV).

Además, debemos frenar el daño causado por los radicales libres a través de antioxidantes tópicos y a la vez es necesario mantener la piel en condiciones óptimas con una barrera cutánea fortalecida y un aporte de hidratación adecuado que disminuyan esa pérdida de elasticidad y de tersura de la piel de rostro.

 

Rutina nocturna con Blue K-Night Cream

Como muchos ya sabéis es por la noche cuando nuestra piel se regenera. Es por ello que necesitamos un sueño reparador y descansar las horas suficientes para que tanto nuestro cuerpo como nuestra piel puedan renovarse.

Y es justo aquí donde entra en juego la Blue K-Night Cream. Una crema antiedad global de noche con una fórmula específica para nutrir y regenerar la piel consiguiendo frenar el avance del daño oxidativo provocado por la luz azul.

Entre sus activos principales encontramos la patente Syncronight® con una acción antioxidante que va a trabajar sobre ese envejecimiento que causa la luz azul debido a la acción de los radicales libres.

A ella se le suma el complejo vegetal Eternal-P® que mejora la regeneración cutánea, aumentando la densidad epidérmica y estimulando la producción de colágeno, disminuyendo así las líneas de expresión.

Por su parte, la niacinamida es clave en esta crema antiedad potenciando la actividad antioxidante, a la vez que ayuda a reducir la hiperpigmentación y a evitar futuras manchas. Con este fin también trabaja de forma sinérgica con ella el extracto de regaliz, un conocido despigmentante con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y cicatrizantes.

El refuerzo de la función barrera y de la hidratación en la Blue K-Night Cream corre a cargo de la niacinamida, las ceramidas, la glicerina, el ácido hialurónico, la manteca de karité, el escualano o la alantoína.

 

El resultado de esta fórmula es una crema de textura rica que al contacto con el rostro se funde y deja un acabado mate y una piel 100% confortable. Ideal para todo tipo de pieles.

 

Consejos para un correcto uso de la Blue K-Night Cream

Es importante que antes de aplicarla se haya limpiado muy bien la piel con una doble limpieza que consiga eliminar toda la suciedad acumulada al cabo del día.

Os recomiendo que no dejéis la rutina de noche para el momento justo antes de iros a dormir ya que es muy probable que os dejéis la mitad de los productos en la almohada. La mejor opción es hacer la rutina de noche unas horas antes de irse a la cama o justamente al volver a casa.

Y entonces, sí, con la piel ya totalmente limpia y seca, será cuando apliquemos la Blue K-Night Cream en el rostro y en el cuello con un suave masaje, hasta su total absorción.

Aplicarla es un placer para los sentidos, con su suave fragancia y su textura fluida y ligera. Todo un ritual que querrás repetir cada noche y una magia que querrás ver cada mañana. El resultado al despertar es una piel más jugosa, hidratada, luminosa y suave.

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Buscar